Emprender como franquiciado

Emprender como franquiciado

Cada vez más personas barajan la posibilidad de convertirse en autónomos y sacar adelante su propio negocio. Comenzar de la mano de una firma consolidada es una buena opción, pero antes de convertirse en franquiciado conviene tener muy claro qué es lo que se quiere, cuál es la liquidez económica de la que se dispone y qué sector es el más adecuado.

Las últimas cifras del sector de la franquicia confirman una cauta recuperación y auguran un crecimiento para las cadenas de comercio asociado.

Este panorama más favorable también lo confirma un informe que asegura que en ingresos, el sector de la franquicia facturó en 2010 cerca de 20.248 millones de euros, un 3,1 % más que en 2009. Y según explican este volumen de negocio supone aproximadamente un 9,1 % de la facturación del comercio minorista en España.

Oportunidad de empleo
En cuanto al empleo generado por los comercios en cadena, a finales de 2010 el sector empleaba a 233.000 personas, lo que equivale al 12% del empleo del comercio detallista y supone un 4,7% más sobre el volumen de contratación de 2009.

En este sentido, la franquicia demuestra su “carácter de fórmula de autoempleo” y el inicio de numerosos negocios franquiciados por parte de personas que han perdido o pueden perder sus puestos de trabajo.

Cómo elegir franquicia
Si bien emprender de la mano de una franquicia ya consolidada facilita la introducción en el mercado, todos los expertos coinciden en que hay que estudiar una serie de aspectos en profundidad antes de optar por una marca o un sector determinado.

Es fundamental el autoanálisis, en el que el franquiciado debe plantearse con sinceridad si está dispuesto a acatar las normas de actuación impuestas por la franquicia, así como valorar si dispone de la liquidez económica necesaria para afrontar la puesta en marcha de un negocio.

Se recomienda obtener información sobre el sector que nos interesa y averiguar si este campo de actividad se encuentra en un momento de desarrollo o, en su defecto, de madurez.

El franquiciado debe tener en cuenta que los errores en esta etapa deben ser mínimos, porque la redirección de su negocio le supondrá un elevado coste.

No puede faltar en estas recomendaciones prestar especial atención a la elección de la franquicia que más se ajusta a sus expectativas. En cualquier caso, el futuro franquiciado deberá contrastar esta información antes de tomar su decisión.

Conviene investigar la experiencia de la compañía franquiciadora en el mercado, su grado de solidez y reconocimiento de la marca, la formación inicial prevista para los nuevos franquiciados así como la estructura y recursos humanos de la central.

Fuente: expansion.com